Mensaje para el 2012

domingo, 27 de enero de 2008

Las TIC como apoyo a los procesos cognitivos

Actualmente la sociedad enfrenta cambios y transformaciones que han impactado todos los campos del saber humano. En el ámbito de la educación, la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación ( las TIC), ha promovido la necesidad reconceptualizar los procesos educativos, específicamente la formación docente en todos los niveles educativos. La formación requiere, en este contexto, hacer una revisión de sus Modelos Académicos que les permitan una transformación para sobrepasar las barreras de los sistemas tradicionales y dirigirse hacia vías de aprendizaje centrado en los estudiantes, en la construcción de conocimientos significativos, con las posibilidades de flexibilidad, atemporalidad y con aplicación específica a las necesidades de las diversas estrategias, modalidades y ambientes en los que se desarrolla la docencia; en ambientes de aprendizaje que produzcan nuevos métodos, nuevos contenidos, nuevas herramientas y nuevas formas de administrar el conocimiento. La integración de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación y su impacto en todos los campos de la acti­vidad humana está imponiendo cambios de paradigmas. En la educación, nuevas for­mas de concebir el proceso enseñanza-­aprendizaje, recursos innovadores y poten­tes elementos mediadores de la práctica educativa para promover el aprendizaje., tanto presencial como virtual. Las TIC están transformando nuestra forma de relacionarnos con el mundo y de interactuar con él. En el contexto de la edu­cación, han impuesto complejos desafíos a las instituciones, a los maestros, a los pa­dres de familia y los alumnos. Las nociones de temporalidad y espacio no parecen te­ner ahora el mismo sentido. Algunos de los desafíos que enfrenta la educación en estos escenarios reconoci­dos por el Sistema Educativo Nacional son: la cobertura con equidad la calidad de los procesos educativos, los niveles de apren­dizaje de los alumnos: pero también el reto presente, se basa en una verdadera inno­vación de las formas de concebir los proce­sos educativos.
De acuerdo a las políticas actuales, el enfoque se orienta "no solo a dar acceso a mayores núcleos de población, sino educar de manera diferente porque las condicio­nes en que se están desarrollando las nue­vas generaciones en la sociedad actual, exigen nuevas formas de aprendizaje'" nue­vos métodos, nuevos contenidos, nuevos recursos. Y parte de la respuesta ante el gran reto de transformar la práctica, se plantea. a través de la incorporación de las tecnologías de vanguardia en los salones de clase.

La importancia de las TIC

Se reconoce la importancia del uso de las TIC en la búsqueda de estrategias pe­dagógicas pertinentes para potenciar los procesos cognitivos y creativos de los alum­nos, para facilitarles la solución a proble­mas complejos de la práctica educativa mediante el acceso a la información y la oportunidad de explorar, investigar, anali­zar, discriminar, crear, colaborar entre otros.
En los últimos años se han introducido a los salones de clase las TIC como impor­tantes mediadores para apoyar los proce­sos educativos; han surgido nuevas herra­mientas y nuevos ambientes de aprendiza­je que han promovido mejoras a la práctica educativa. Han aparecido en el lenguaje pedagógi­co nuevas concepciones y nuevas estrate­gias para adaptar la educación a los tiem­pos actuales. El concepto de entornos o am­bientes de aprendizaje ligado al uso de las TIC, nos remite a formas diferentes de or­ganizar la práctica en el aula, que implica formular estrategias pedagógicas basadas, no sólo en el empleo de estas tecnologías, sino orientadas fundamentalmente al de­sarrollo de los procesos cognitivos para mejorar los aprendizajes de los alumnos. De acuerdo a esta visión: "Consiste en la creación de una situa­ción educativa centrada en el alumno que fomenta el desarrollo de su pensamiento crítico y creativo mediante el trabajo en equipo, cooperativo y el empleo de tecnolo­gía. El desafío del maestro es prepararse y dar oportunidad a los alumnos de desem­peñarse en un contexto caracterizado por el avance que ha experimentado la tecnolo­gía; la clave para responder a éste será facilitar a los alumnos la adquisición de habilidades de pensamiento complejos a través del uso de mediaciones por parte del docente que se constitu­ye en el principal mediador para transformar la prác­tica educativa.
El uso de las TIC por sí mismo no genera cambios ni transformaciones, debemos revisar, pues, los enfoques pedagógicos, replantear las metodologías así como los modelos de intervención en el aula: concebidos estos en una visión prospectiva, privilegiando la conformación de redes de conocimiento y colaboración. Este espacio tiene esta noble intención.

Enfoque pedagógico del uso de las TIC

Diversos proyectos pedagógicos con tecnología se apoyan, entre otros en la psi­cología cognitiva y el constructivismo para promover aprendizajes significativos de los estudiantes, para apoyarlos en la resolu­ción de problemas. No se trata de hacer más de lo mismo con nuevas herramientas y metodologías tradicionales, sino propo­ner la utilización de mediaciones tecnológi­cas en forma reflexiva, contextuada y es­tratégica con un enfoque que pone énfasis en las funciones superiores de pensamien­to y fortifican los métodos participativos, interactivos y de confrontación, adaptados a las necesidades específicas de los alum­nos.
Las concepciones constructivistas de la enseñanza y el aprendizaje le asignan pri­mordial importancia a la manera en que los alumnos procuran darle sentido a lo que aprenden antes que al modo en que reci­ben la información. De acuerdo con estos criterios los alumnos construyen activa­mente el conocimiento mediante el análisis y la aplicación de significados. El conocimien­to es contextualizado y los alumnos resuel­ven problemas -complejos y ambiguos ­utilizando estrategias cognitivas y recu­rriendo a la ayuda de personas y herramien­tas mediadoras de los aprendizajes. Los estudiantes pueden adquirir un conocimien­to integrado y aplicable cuando elaboran múltiples representaciones de las ideas y llevan a la práctica las actividades dentro y fuera de la escuela. Las herramientas cognitivas que permiten extender y ampliar estos procesos mentales superiores de los alumnos como las computadoras, el soft­ware, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías pueden ayudarlas a resolver problemas complejos al brindarles información y oportunidades de colaborar investigar y crear dispositivos .
Los métodos de aprender con tecnolo­gía que han elaborado diversos autores dedicados a la investigación y al desarrollo de propuestas pedagógicas para su uso tienen varios puntos en común:
La indagación reflexiva y guiada a través de proyectos extensos que inculcan des­trezas y conceptos complejos y que gene­ran productos complejos
Programas de estudios centrados en problemas auténti­cos y situaciones del mundo real
El uso de modelos y de visualización como medios efi­caces para tender un puente entre la ex­periencia y la abstracción
La creación de un significado colectivo por parte de los alumnos a través de diferentes puntos de vista sobre las experiencias compartidas
La conformación de comunidades de apren­dizaje concretas y virtuales mediante el uso de herramientas tecnológicas que actual­mente se emplean también en ámbitos la­borales
La colaboración entre los alumnos para llevar adelante experiencias de apren­dizaje y generar conocimientos comparti­dos, así como el logro de un rendimiento satisfactorio por parte de todos los alum­nos mediante estrategias para ayudar a las que tienen dificultades y problemas parti­culares.
Para que estas condiciones de aprendi­zaje puedan afrontarse y sostenerse se considera recomendable: Repensar la educación en una visión generalizada que trascienda el tiempo, el lugar, la edad, entre otros; reconceptualizar los roles del maestro y del alumno; revisar aspectos de la formación de los docentes que impliquen estrategias, conocimientos, habilidades y destrezas pedagógicas para potenciar esos procesos cognitivos con el uso de las TIC; replantear las metodologías así como los modelos de intervención en el aula: concebir en una visión prospectiva, la conformación de comunidades de aprendi­zaje o redes de conocimiento para entrela­zar la escuela, el hogar, los centros educa­tivos, culturales y sociales, los centros o plazas comunitarias, etcétera, a fin de re­integrar la educación a la trama de la co­munidad. En esta visión, el aprendizaje ya no está limitado en función del tiempo y el espacio, sino que ha pasado a ser una actividad y una actitud generalizada que continúa toda la vida, en todo momento, en todo lugar, con el apoyo de la sociedad. La enseñanza ya no se suscribe al espacio escolar cerra­do o a la memorización de datos, sino bus­ca que los alumnos alcancen niveles pro­fundos y complejos de comprensión en una relación que incluye la recuperación de vi­vencias A través de la mediación pedagó­gica el profesor guía a sus alumnos hacia la construcción y la aplicación colaborativa del conocimiento en el contexto de los problemas, situaciones y tareas concretas. Se trata de resolver ¿de qué manera la tecnología puede favo­recer esta transformación?